Costabex

Las primeras semanas de estudiar en una nueva universidad pueden traer mucha emoción. ¡Todo es nuevo, todo es diferente! Pero, ¿qué hacer cuando la emoción empieza a mezclarse con el miedo al fracaso? 

 

A continuación se ofrecen algunos consejos que le ayudarán a sentirse menos nervioso y abrumado.

 

  1. Una buena preparación es la mitad del éxito. Utiliza la energía de tu primera semana para hacer un plan de estudio: revisa cada materia una por una, verifica sus requisitos para aprobar el curso, y si es posible, haga un cronograma de tareas para todos sus cursos. Asegúrate de que ninguno de tus cursos tenga horarios superpuestos o haya sido cancelado. Cuando sea necesario, consulte con los coordinadores tanto de su institución de origen como de su institución anfitriona. Puede parecer mucho, pero todo se puede hacer en las primeras 1 o 2 semanas.

 

  1. Siempre hay una solución. No mentiremos: los estudios en el extranjero no siempre cumplirán con sus expectativas. A veces se cancelan la mitad de los cursos y otras veces se imparten en un idioma local que no entiendes. A veces simplemente odias a todos tus profesores. Si estás a punto de cancelar tu semestre de intercambio y dejarlo todo, primero que nada, cuéntaselo a alguien. Tus amigos, tu familia, tus coordinadores. Descubrirás que puede haber otras soluciones, por ejemplo, concertar citas individuales con los profesores en lugar de abandonar los cursos, diseñar exámenes personalmente o solucionar el problema de horarios eligiendo otro curso similar. Y al final, si ves que no se puede cambiar nada, está bien dejarlo. Conoce las opciones para volver a matricularte en los cursos de tu universidad de origen y volver a casa. ¡Estarás listo para esta (u otra) experiencia la próxima vez!

 

  • Pide consejo a los estudiantes locales. Las universidades suelen proporcionar toda la información necesaria sobre los estudios en su sitio web, durante la semana de bienvenida, a través de correspondencia por correo electrónico. Sin embargo, todavía es común que la información esté escrita en un lenguaje formal difícil de entender o que no sea fácil de encontrar. Los estudiantes locales han estado estudiando aquí por un tiempo, tienen una visión más amplia: pregúntales. Puede preguntarles cualquier cosa, por ejemplo, cómo va el semestre: cuándo y con qué frecuencia los profesores hacen las tareas, cómo es la sesión de exámenes, si es posible volver a realizar los exámenes. Saber «cómo funcionan las cosas» te hará sentir más tranquilo. Si aún no tienes un amigo estudiante local, ¡la misión de hoy es encontrar uno! 

 

  1. Establece una rutina de estudio. Tener una rutina en tu vida de estudio puede mantenerte encaminado y hacerte más productivo. Comprueba cuánto tiempo necesitas para cada materia de estudio y sus asignaciones, haz un plan semanal y conviértelo en una rutina que funcione para ti. Y no lo olvides: no todos los días son iguales, haz espacio también para eventos inesperados.  
  2. Encuentra uno(s) amigo(s) de estudio. Encontrar al menos una persona con quien discutir y compartir notas puede aumentar tu confianza durante las clases, mejorar tu eficiencia y deshacerte de la frustración. El trabajo en grupo en el aula no es nada nuevo a esta edad, sin embargo, puede resultar un desafío después del horario de clase. La última tendencia entre los estudiantes es crear grupos de estudio online. De esta manera, todos pueden compartir sus conocimientos y hacer preguntas en el momento adecuado y, cuando sea necesario, organizar rápidamente una reunión en línea o fuera de línea.

 

Recursos útiles:

  1. Desarrolla tus habilidades de estudio a través de cursos en línea: coursera.org, edx.org
  2. Conéctate con tus compañeros de clase en servidores de Discord o grupos de estudio: https://discord.com/ 
  3. Vea las charlas TEDx sobre aprendizaje efectivo, como esta realizada por Barbara Oakley: https://www.youtube.com/watch?v=O96fE1E-rf8 
  4.